lunes, 2 de junio de 2008

lluvia

son años sin llegar a mi verdadero hogar completamente empapado... lo mucho que me gusta aprovechar las lluvias para mojarme sin preocuparme por nada más, ignorar sombrillas, paraguas y caminar lento hasta llegar...

fue eso que me bajo del bus y la lluvia es torrencial... ¿pero acaso importa? nada importa... es menos de un kilómetro, tengo que disfrutarlo...

camino, llueve y me mojo... mi mente en blanco, mi corazón en blanco, mi alma en blanco; y mi sexualidad que es la suma de todo en ninguna parte... no tengo ansias... llueve y si me descuido siento el borde de la realidad, donde con el mínimo roce no estoy en ninguna parte...

4 comentarios:

Carla dijo...

Nada mejor que no tener ningún lugar al que haya que llegar... y poder llegar mojado de lluvia...

la pequeña cris... dijo...

lluvia... q rico es mojarse, es liberador... te recorre el espinazo... un beso bajo el agua tambien es rico... correr, empaparse...
hay y q vivir la lluvia

Patricia C. Amador dijo...

Los recuerdos que se tienen bajo la lluvia son los más difíciles de olvidar

café dijo...

sexualidad y lluvia. no son lo mismo?