martes, 24 de mayo de 2011

besos

algunas mañanas, si estás en la ventana adecuada, la brisa y la humedad podrá limpiar tu rostro y esterilizar las cicatrices de todos esos besos que no lograron nada... incluso cuando muchos de ellos ni siquiera fueron besos, fueron movimientos sin principios, pellizcos desesperados, mordiscos cobardes, monedas raras para coleccionistas o cáscaras de bacterias salvajes que se esconden en las partes calurosas del cuerpo...

Meleobro-te-espera-cerca

la imagen es de naomi e. chen

2 comentarios:

Diego Barracuda dijo...

Tiene sentido. Al final, pasar la mano o restregarse con el brazo es un método poco efectivo. Siempre quedan ahí.

Esteban Palma dijo...

"Cáscaras de bacterias salvajes". Creo que esa imagen es defectuosa, pero me gusta tu intención de hacer que el lenguaje sea la situación.